Distribuidores Mexicanos

Distribuidores

La demanda de Distribuidores Mexicanos

Cada día más empresas se suman a la red de distribuidores de productos y servicios con el objetivo de estar más cerca de los clientes.

El distribuidor es “el enlace entre el productor, ya sea nacional o internacional, con la industria, que por sus características, le conviene adquirir sus insumos a través de un distribuidor; sea por comodidad de inventarios, facilidad de pagos, soporte técnico cercano, infraestructura de compras locales o de importación limitada y sobre todo, porque pueden comprar cantidades adecuadas a su nivel de consumo.”

El comercializador sólo compra y vende, en lo que se denomina venta “back to back” (la compra se hace cuando la venta ya está armada. Por su parte, un distribuidor es aquel que adquiere los productos, los almacena, los transforma, físicamente en algunos casos, como es recibirlos a granel y los transfiere a empaques pequeños, de acuerdo a las necesidades del mercado; los distribuye y otorga crédito al consumidor, que desde el punto de vista financiero, es muy importante para muchas empresas.

Importancia y Solvencia de un Distribuidor

Actualmente la labor de la distribución en México es sumamente importante, muchas empresas no podrían trabajar si no existiera este eslabón fundamental en el comercio de insumos. Para la mayoría de los sectores industriales, la banca no apoya con créditos para la adquisición de sus insumos, estos sectores no podrían sobrevivir sin el apoyo financiero de los distribuidores.

El presidente de Grupo Denim, Salomón Juan Marcos Villarreal comentó que los distribuidores debemos contar con el suficiente capital de trabajo para soportar la demanda de nuestros clientes y al mismo tiempo tener la suficiente solvencia para cumplir nuestros compromisos a nuestros proveedores, porque al no poder pagar a los proveedores, éstos empiezan a limitar la entrega de productos y se iniciaría un ciclo dañino que puede terminar con la muerte del distribuidor. Muchos distribuidores inician operaciones y desaparecen del mercado, no por mala administración, sino porque clientes morosos en sus compromisos les provocan daños, muchas veces, irreversibles. El buen análisis de los clientes es en nuestros tiempos de capital importancia para mantener la salud financiera del distribuidor.”