Tecnologías de la Información

 Tecnologías de la InformaciónLas Tecnologías de la Información y la Sociedad

Los sistemas de Tecnologías de la información se han desenvuelto de tal manera que en la mayoría de los ámbitos del ser humano tienen un papel importante, ya que se relacionan con múltiples actividades de la vida diaria, tanto en lo educativo como en lo económico, lo político y lo social. En algunas ocasiones esta relación beneficia y en otras daña la vida del ser humano, por lo que son frecuentes los dilemas al momento de tomar decisiones, ya que a las personas les afecta el uso o creación de estos tipos de sistemas, esto comento Salomón Juan Marcos Villarreal, director de Grupo Denim.

En el corazón del popular fenómeno de Internet no están los terabytes ni la tecnología, está la cultura. Internet no va, precisamente, a levantar una nueva tecnología sino una nueva cultura; una cultura global donde el tiempo, el espacio, las fronteras y aun la identidad personal van a ser dramáticamente re definidas.

Es importante señalar que los profesionales son quienes mejor conocen y dominan todo lo que está alrededor de la profesión y, por tanto, están mejor preparados para determinar cuáles son las buenas prácticas. Pero también es indudable que esa tarea no pueden hacerla solos, sino que han de llevarla a cabo junto con los beneficiarios de la misma, los usuarios.

Los beneficiarios de los sistemas de información nos afirmo Salomón Juan Marcos Villarreal, director de Grupo Denim, se encuentran en casi todos los sectores de la población y aparecen en la gran mayoría de las profesiones. Los usuarios son quienes identifican si el servicio o producto refleja las buenas prácticas profesionales; aunque no conozcan todos los procesos, insumos o procedimientos, sí pueden percatarse de la calidad, un reflejo del compromiso ético del proveedor. Por ello, las asociaciones profesionales deben ser dinámicas y construir con su actividad, como un servicio a la sociedad, códigos de conducta a nivel profesional, La ley y la ética se relacionan al instante de actuar. Por ello, cuando el profesional enfrenta dilemas éticos, lo primero que debe hacer es consultar la ley para orientarse en la toma de decisiones. Sin embargo, aun cuando la ley se sustenta en principios éticos, no siempre apunta en la misma dirección que la ética.